fbpx

Muchas veces comenzamos con entusiasmo nuestra practica de Yin yoga pero con el pasar del tiempo nos es difícil recortar espacios para nosotros mismos. Entre nuestras responsabilidades, trabajos y compromisos se nos va el tiempo olvidándonos de lo más importante: nosotros.

Una de las creencias más arraigadas en nuestra sociedad, y también en nuestra mente, es que siempre tenemos que hacer algo: ir a algún lado, alcanzar algún objetivo, cumplir un compromiso, convertirnos en alguien “mejor”, trabajar duro, ganar más dinero o simplemente mantenernos ocupados haciendo algún tipo de actividad.

Lo que es aún más interesante es que las pocas veces que nos permitimos descansar, a menudo resultan ser momentos llenos de ansiedad o de sentimientos de culpa.

La realidad es que tendemos a vivir HACIENDO y nos olvidamos por completo de SER.

De ahí nuestra gran desconexión con el momento presente, con nuestro cuerpo y con quienes realmente somos. Nuestra mente vive saltando entre historias pasadas y futuras sin descanso y nos mantiene ocupados en este círculo vicioso de hacer.

Y como en cualquier círculo vicioso, debes hacer una pausa antes de romperlo.

LA INTENCIÓN DE LA PRÁCTICA DE YIN YOGA

La intención de la práctica de Yin yoga es justamente la de bajar el ritmo frenetico de nuestras vidas para conectarnos con nosotros mismos. A través de la practica aprendemos a Ser dejando ir la constante necesidad de Hacer. Soltamos las creencias de que nuestro valor como personas dependa de ser productivos, eficientes, rápidos o de cuanto tengamos, logremos o demostremos y comenzamos a conectarnos con la realidad de nuestro Ser.

Al bajar el ritmo comenzamos a conectarnos con nuestra respiración, con las sensaciones que habitan en nuestro cuerpo, con las emociones y pensamientos que forman parte de nuestro ser. El resultado es que comenzamos a conocernos, a escuchar nuestras necesidades y a tener mayor claridad mental hacia donde queremos dirigir nuestra vida.

BENEFICIOS

Es muy fácil caer en las trampas mentales de: “no tengo tiempo” o “estoy muy cansado” pero es justo en esos momento cuando más nos necesitamos a nosotros mismos. La práctica de Yin yoga no solo nos da espacio físico y mental para observarnos, si no que tiene otros grande beneficios tales como:

Reduce el estrés y la ansiedad.

Promueve el flujo de energía a través del cuerpo.

Libera bloqueos energéticos y emocionales.

Activa el sistema nervioso parasimpático (el que te permite relajarte, digerir y dormir).

Aumenta el grado de movilidad y flexibilidad en tu cuerpo.

Mantiene las articulaciones saludables.

Aumenta tu grado de concentración.

Envía sangre y energía a los órganos y  los mantiene saludables.

Te prepara para estados profundos de meditación

Cultiva sentimientos de compasión y amor hacia nosotros mismos.

Sé que tomar tiempo para nosotros es difícil, pero recuerda: en los momentos en los que estás más ocupado, son cuando más necesitas a tu práctica para ir rompiendo poco a poco el circulo vicioso del Hacer y conectarte con el momento que estas viviendo ahorita.

INTROSPECCIÓN

Te dejo algunas de preguntas de introspección con la intención de crear claridad sobre tu tiempo y tus prioridades. 

¿cuanto tiempo en tu día utilizas haciendo algo para alguien más o para cumplir alguna responsabilidad y cuanto para nutrir tu cuerpo y tu alma?

¿cuales son tus creencias sobre tener tiempo para ti?

¿que necesitas para recortarte espacios para ti?

¿cuales son las consecuencias en tu vida de no darte espacios para ti?

Si estás listo/a para darte estos espacios de introspección y amor propio te invito a participar a las clases de Yin yoga & Mindfulness todos los Lunes por zoom.

DOWNLOAD YOUR YIN YOGA & MINDFULNESS

TEACHER TRAINING BROCHURE.

You have Successfully Subscribed!

DESCARGA EL BROCHURE DE TU CERTIFICACIÓN DE YIN YOGA Y MINDFULNESS.

You have Successfully Subscribed!